Los grandes cismas de Oriente

Una antigua herida  
El primado del patriarcado de Constantinopla. 
La iconoclastia
La controversia del "Filioque"
El cisma de Focio
La escisión definitiva con Miguel Cerulario
El primitivo cristianismo en su entorno político
Jesús de Nazaret (hacia 4 a.C.-hacia 33 d.C.)
Tiberio (42 a.C.-37 d.C.)
Poncio Pilato 
Cayo Aurelio Valerio Diocleciano (245-316)
Constantino I el Grande (hacia 285-337)
Dámaso I, Papa (muerto en 384)

Una antigua herida

 

El cisma -o separación- de las Iglesias de Oriente y Occidente es una de las mayores catástrofes que se han abatido sobre la cristiandad. En su génesis y consumación intervinieron numerosos factores, no sólo de índole religiosa, sino también política. La unión de las Iglesias es la mayor causa pendiente del cristianismo actual.

El proceso que culmina con la separación y la mutua excomunión de las Iglesias de Oriente y Occidente es la cristalización de una larga serie de controversias de índole doctrinal y litúrgica, en la que no faltaron las ambiciones personales y rivalidades políticas, alimentadas por el cesaropapismo de los emperadores de Oriente y por algunas decisiones tomadas por los obispos de Roma, no en su calidad de papas, sino como soberanos de los Estados Pontificios. A todo ello se ha de sumar la declarada animadversión entre los griegos y los latinos.

En un intento de simplificar la sucesión de los acontecimientos, muchas veces confusos, podrían señalarse los siguientes factores:

El primado del patriarcado de Constantinopla.

 

El canon 3 del concilio I de Constantinopla (381) reclamaba para la sede episcopal de esta ciudad el primado de honor, después del obispo de Roma, aduciendo que Constantinopla era la nueva Roma, pues a ella se había trasladado la capitalidad del Imperio Romano. Los papas no admitieron nunca esta pretensión, en la que se producía una desviación de gravísimas consecuencias desde la fundamentación dogmática a la argumentación política. Roma no ostentaba el primado en la Iglesia por ser la capital del Imperio, sino por haber sido la sede episcopal del apóstol Pedro. Constantinopla no había sido sede de ningún apóstol y, en este sentido, gozaban de mejor posición Jerusalén, Antioquía y Alejandría.

La iconoclastia

 

El primer enfrentamiento doctrinal, de matiz litúrgico, se produjo a propósito de la licitud del culto a las imágenes (iconos) de Cristo, María y los santos. En esta controversia se entremezclaban aspectos psicológicos, culturales y políticos. La sensibilidad y la mentalidad semita (judíos, sirios y musulmanes) no admiten representaciones sensibles de realidades trascendentes ni reproducciones muertas de seres vivos. El emperador León III (717-741), primer desencadenante de la iconoclastia, era de origen sirio. Por otra parte, el imperio bizantino sentía en sus fronteras la constante amenaza del poder emergente islámico. El culto a las imágenes, prohibido en el islam, podía constituir un motivo -o un pretexto- para enfrentamientos armados en los que Bizancio tenía muy poco que ganar. Por lo que respecta al aspecto estrictamente religioso, al decreto imperial (730) que obligaba a destruir las imágenes, respondió el sínodo de Roma (731), bajo Gregorio III, con la amenaza de excomunión contra quienes obedecieran aquella orden. La réplica oriental fue dura: el sínodo de Constantinopla (754) declaró que el culto a las imágenes es idolatría. En el concilio II de Nicea (758), los padres conciliares proclamaron la licitud de la veneración de las imágenes. Las aguas parecían calmarse, pero sólo en la superficie.

La controversia del "Filioque"

 

Mayor densidad dogmática entrañaba la controversia del Filioque. El credo niceno-constantinopolitano había declarado que el Espíritu Santo procede del Padre. El concilio III de Toledo (589) añadió la frase Filioque ("y del Hijo"). El añadido, admitido sin dificultad por la mayoría de las Iglesias occidentales, fue incorporado al símbolo de la fe a lo largo de los siglos VII y VIII. Focio (867) lo rechazó como herético, afirmando que el Espíritu Santo procede únicamente del Padre.

El cisma de Focio

 

Focio, secretario de Estado y hombre de vastísima cultura, fue elegido patriarca de Constantinopla en controvertidas circunstancias. Fueron muchos los que rechazaron la legitimidad de su nombramiento y el papa Nicolás I le declaró privado de toda dignidad eclesiástica. Focio replicó de forma fulminante. Lanzó gravísimas acusaciones contra las costumbres y las doctrinas de los latinos (entre ellas la cuestión del Filioque) y en un sínodo (867) tomó la inaudita decisión de excomulgar al Papa como hereje. Jugaba a su favor el clima antilatino de la corte, avivado por la decisión del papa Nicolás I de mantener bajo la jurisdicción de Roma el territorio de Bulgaria, que había sido evangelizado por misioneros griegos de rito bizantino. De todas formas, aquel mismo año, coincidiendo con la entronización de un nuevo soberano, Focio fue depuesto y se restableció la comunión con Occidente.

La escisión definitiva con Miguel Cerulario

 

El patriarca Miguel Cerulario, hombre dotado de una férrea voluntad, se propuso hacer realidad la vieja aspiración de elevar la sede bizantina a patriarcado de Oriente, en pie de igualdad con el Papa, patriarca romano de Occidente. Para conseguir su propósito desencadenó una ofensiva en la que se acumulaban diversas acusaciones contra los latinos, como que comulgaban con pan ácimo, suprimían los aleluyas en Cuaresma o permitían que los sacerdotes se rasuraran la barba. La respuesta latina no fue menos virulenta. Tachaban, por ejemplo, de adulterio el matrimonio de los sacerdotes orientales. Los legados del Papa enviados a Constantinopla fueron vejados por Cerulario, que llegó a prohibirles celebrar la misa. En aquel ambiente de crispación, los legados depositaron en el altar de Santa Sofía, en presencia del clero y del pueblo, una bula de excomunión (16 de julio de 1054) contra el patriarca de Constantinopla. Pocos días más tarde, el 24 de julio, un edicto sinodal constantinopolitano excomulgaba a los latinos. Se había consumado la ruptura. El saqueo de Constantinopla por los cruzados francos (1202) ahondó aún más el foso entre Oriente y Occidente. Dada la tensa hostilidad mutua, fueron efímeros los resultados de los intentos de unión llevados a cabo en el concilio de Lyon (1274) y de Ferrara-Florencia (1439), más debidos a la angustiosa situación de Constantinopla frente al poder musulmán y a su desesperada necesidad de la ayuda militar del Occidente cristiano que a un verdadero deseo de comunión religiosa.

El primitivo cristianismo en su entorno político

 

 

Jesús de Nazaret (hacia 4 a.C.-hacia 33 d.C.)

 

Fundador de una corriente mesiánica en la Palestina del siglo I y figura central del cristianismo.

Sus discípulos le consideraron el Mesías (Cristós en griego), el salvador enviado por Dios.

Los evangelios conservan el testimonio de sus estrechas relaciones con Juan, llamado el Bautista. Ambos se mostraron cercanos al movimiento de los esenios y fueron muy críticos con la clase dirigente de Jerusalén y los sacerdotes del templo.

Su movimiento fue juzgado potencialmente subversivo y fue tratado como rebelde y condenado a la crucifixión.

Murió sin dejar obra escrita.

Sus discípulos fundaron la Iglesia cristiana, comunidad de los seguidores de Cristo.

Tiberio (42 a.C.-37 d.C.)

 

Emperador romano entre los años 14 y 37 de nuestra era, durante su mandato se desarrolló la actividad de Jesús de Nazaret.

Era hijo de Lidia e hijastro del emperador Augusto, a quien sucedió.

Profundamente conservador por naturaleza, continuó la política de Agusto y se limitó a consolidar las conquistas de él.

A pesar de la eficacia de su administración y política exterior, en política interior su reinado fue un desastre saturado de sospechas de asesinatos y abusos; implantó su sede en la isla de Capri, desde la que instauró un régimen de terror.

Poncio Pilato

 

Procurador romano en Judea de quien se conservan pocos documentos que prueben fehacientemente su existencia real (a finales del siglo XX se descubrió en Alejandría, sepultada en el mar, una inscripción con su nombre).

Aparentemente estuvo en su cargo entre los años 26 y 36, siendo Tibero emperador de Roma, quien le mantuvo en su cargo a pesar de haber provocado las iras de los judíos por haberse apropiado del tesoro del templo.

Según los evangelios, juzgó y condenó a Jesús de Nazaret, más a causa de su desdén para con los judíos, que por creer que el reo fuera realmente culpable de algo digno de castigo.

Habiendo caído finalmente en desgracia, fue enviado a Roma.

Aparece muy tarde en numerosas y pintorescas leyendas de los apócrifos cristianos.

Cayo Aurelio Valerio Diocleciano (245-316)

 

Emperador romano. Nacido en una humilde familia de Dalmacia, ascendió en el escalafón del ejército hasta llegar a ser el mayor de los emperadores militares del siglo III. Abdicó en 305.

Se conserva en la memoria de los cristianos como el más encarnizado perseguidor de los seguidores de Jesús.

Constantino I el Grande (hacia 285-337)

 

Emperador romano. Gracias a sus victorias sobre Majencio en Roma y sobre Licinio, emperador de Oriente, se conviritió en emperador único en 324.

Al creer que su victoria sobre Majencio (en 312) había sido obra del Dios cristiano, promovió por primera vez el cristianismo en el Imperio.

Estableció su capital en Constantinopla, en una enclave estratégico de Bizancio, y por tanto la ciudad fue cristiana desde su fundación.

Después de su muerte, el Imperio Romano fue de nuevo dividido entre sus hijos.

Dámaso I, Papa (muerto en 384)

 

Español de origen, fue elegido en un tiempo de enfrentamiento entre los cristianos, de modo que recurrió al emperador Teodosio para hacer valer sus derechos. El cisma se resolvió por la intervención del emperador.

Encargó a su secretario, san Jerónimo, la revisión de la antigua traducción latina de la Biblia.

Enviar tu comentario


Comentarios

    El 2015-03-22 05:35:46 juan carlos escribió:

    El principal motivo del Gran Cisma, ademas del culto a las imagenes, fue un factor de poder entre el Patriarca de Constantinopla y El Papa romano

    El 2014-07-13 16:10:57 ptm escribió:

    mmm quisiera q dejaran las causas mas profundas..

    El 2014-06-02 14:53:00 moira hunter escribió:

    ¿cual fue la consecuencia de esto? porfavor tengo prueba es para mañana 03 !!

    El 2013-07-03 08:00:46 juana escribió:

    q hermoso q tema mas interesante sigue asi te deseo lo mejor chau gracias

    El 2012-12-04 10:56:30 PEDRO PERALTA escribió:

    Jesucristo no "fundó una corriente mesiánica" porque´Él no quiso ser "Mesías" sino "Salvador de toda la Humanidad".Y por eso sólo fundo la Igelsia Católica El Mesias es un personajje político.,

    El 2011-12-01 21:52:57 Santy escribió:

    este trabajo esta muy completo y de manera sencilla para que todos lo entendamos y no quedemos confundidos sobre los problemas de las separaciones de la iglesia de oriente y de occidente. Gracias !!! fue de mucha ayuda!

    El 2011-09-02 02:16:10 el pendejo escribió:

    bn causa tarea echa ..grache full cache too el dia

    El 2010-11-07 18:09:57 sara caso escribió:

    la informacion es muy relevante, importante y me parece magnifica. Me ayudó para mi trabajo de religion

    El 2009-06-03 07:25:15 Roxana Elizabeth escribió:

    Esta informacion me sirve mucho. excelent

    El 2009-03-11 19:20:50 alajndra escribió:

    gracias me ayudo mucho parala tarea de historia y saliendo del tema busco novio micorreo es stefhannylamejor@hotmail.com

    El 2008-11-24 17:20:37 LUCAS AVILA escribió:

    CUALES FUERON LAS REALES CAUSAS DE LA SEPARACIÓN DE LA IGLESIA CATÓLICA ROMANA CON LA ORTODOXA. O, FUE POR EL CISMA, O, POR LOS DOGMAS DE AMBAS RELIGIONES, QUE EN LA REALIDAD LLEVAN UN MISMO FIN CREER EN DIOS PUESTO EN LA FIGURA DE JESÚS CRISTO. EL CUAL EL MISMO CRISTO NO REALIZÓ NINGÚN CISMA NI BUSCÓ NINGUN MOTIVO PARA CREAR TAL ANTAGONISMO.

    El 2008-09-05 15:48:59 Pedro López Azcuénaga escribió:

    Aquí hay que considerar al emperador Dioclesiano como una figura que tuvo actuación en Roma, hacia el siglo lll. Si bien fue notable por sus avances al imperio, trajo conflictos que perduraron en el pueblo, principalmente persiguiendo a los cristianos. A veces no se podía dar misa libremente, generando una respuesta adversa de parte de algunos sectores occidentales. Se desarrollaron diversas ofensivas, en las que la gente temía un destierro a lugares lejanos, aún por su vida.